Alimentación saludable

Cómo llevar una alimentación saludable y equilibrada?

Los alimentos son fundamentales para vivir de una forma saludable y equilibrada, y van a aportar al organismo la energía y sustancias químicas o nutrientes que necesita para la formación, crecimiento y reconstrucción de los tejidos.

Conocemos a la alimentación como un proceso mediante el cual las personas ingerimos sustancias aptas para consumir, las partimos, cocinamos, masticamos, etc. A partir de este momento se termina la alimentación y comienza la nutrición, que se trata de un proceso que hacemos de manera inconsciente e involuntaria en el que recibimos, transformamos y empleamos las sustancias nutritivas que contienen dichos alimentos.

Hay que entender que no es igual tomar alimentos para satisfacer el apetito que suministrar al cuerpo sustancias para mantener la salud y eficacia física que nos permitan realizar nuestras labores básicas y cotidianas.

La nutrición es una consecuencia de la alimentación, o lo que es lo mismo, los alimentos que componen nuestra dieta y su proporción.

Una alimentación es considerada saludable y equilibrada cuando cubra las exigencias del cuerpo, es decir, hemos de recibir una completa y variada dosis de nutrientes en unas determinadas cantidades y proporciones, dependiendo de la edad y circunstancias de la vida.

Debe ser acorde a las distintas finalidades del organismo dependiendo del caso, por lo que servirá para conservar la salud, cooperar en curar las enfermedades, garantizar el crecimiento y desarrollo de los niños, en definitiva, se adaptará a las necesidades y gasto energético de cada persona.

De esta forma si queremos mantener la salud tendremos que conocer sus necesidades y al mismo tiempo la composición de los alimentos, es decir, sus nutrientes. Es la única manera de poder analizar si nos alimentamos correctamente, y si es el caso contrario, que podamos modificar la dieta.

Una correcta nutrición es consecuencia de una alimentación saludable

Beneficios de una nutrición sana y equilibrada

Los nutrientes que contienen los alimentos nos aportarán la energía, aminoácidos o elementos reguladores del metabolismo.

Los vamos a clasificar en nutrientes energéticos o macronutrientes, que son las proteínas, hidratos de carbono y grasas. Y en nutrientes no energéticos o micronutrientes, que son las vitaminas y minerales.

Todos esta cantidad de nutrientes, sin olvidarnos del agua y la fibra alimentaria son, en mayor o menor medida, la amplia lista de alimentos que tomamos por norma general.

Los nutrientes energéticos se oxidan para aportar energía al organismo, mientras que los no energéticos regulan las reacciones metabólicas o, en ciertos casos como por ejemplo el calcio, poseen una función estructural.

En condiciones normales los hidratos de carbono y las grasas tienen una función energética. Los primeros como energía de utilización inmediata como la glucosa, o de reserva como el glucógeno, y los segundos como energía de reserva.

Las proteínas forman y reparan las estructuras de los tejidos, tienen una función plástica o formadora de tejidos.

Alimentos para una dieta sana

Vamos a ver una relación de los grupos de alimentos saludables para poder llevar una alimentación sana y equilibrada, y los beneficios que aportan.

Leche y otros derivados

Se trata de un grupo esencial de alimentos, ya que es una gran fuente de proteínas de elevado valor biológico, aminoácidos esenciales, calcio y vitamina D. Además algunos como el yogur, confieren una magnífica ayuda para regular la flora intestinal.

Alimentos proteicos

Carnes, huevos, pescado, quesos curados y frutos secos, son ricos en proteínas, y en la mayoría de casos de elevado valor biológico. Por otra lado, algunos de ellos además son abundantes en grasas, por lo que su consumo ha de ser moderado.

legumbres, cereales y tubérculos

Las legumbres son un alimento de un nivel nutricional excelente, muy recomendable especialmente si se consumen con cereales, carnes, etc., formando parte de la tradicional dieta mediterránea. Posee un elevado contenido en fibra dietética que favorece el tránsito intestinal y reduce el riesgo de padecer ciertas enfermedades gastrointestinales.

Verduras y hortalizas

Muy importante su consumo prácticamente a diario, pues aportan sales minerales y vitaminas. Además son ricas en fibra dietética soluble e insoluble. Sin embargo, el alto contenido de minerales y vitaminas se pierde bastante al cocinarlas, por lo que hay que comerlas crudas cuando se pueda.

Frutas

Para llevar una dieta saludable y equilibrada, se debería de aprovechar y disfrutar de la variedad y poder nutritivo que aportan.

Las frutas son uno de los alimentos con más beneficios y sanos para el organismo, con una función similar a la de las verduras, ya que que actúan como alimentos reguladores y proporcionan a la dieta minerales y vitaminas, mayoritariamente vitaminas A y C y fibra.

Grasas, aceite y mantequilla

Son necesarios, especialmente los que contienen ácidos grasos insaturados.

El aceite de oliva posee un ácido graso fundamental, el oleico, que es monoinsaturado y contiene una cantidad moderada de linoleico y pocos ácidos saturados. Por lo tanto es el único que puede utilizarse sin refinar y es perfecto para cocinar y para aliñar ensaladas. Su uso confiere muchas beneficios por lo que se recomienda su consumo cada día.

Resumen
Título
Alimentación saludable
Descripción
Alimentación saludable
Autor
1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Déjenos su valoración)
Cargando…

Sobre Luna Victoria

Entrenadora deportiva y dietista personal especializada en nutrición.

Suscripción

Suscríbete a nuestro boletín de correo electrónico para recibir nuevos artículos.

Aún no hay comentarios.

Deja un comentario